Todos hemos sufrido de dolores de espalda en algún momento de nuestra vida, es una de las dolencias más comunes y la complejidad y ritmo de la vida moderna no ayuda en la consecución de un estilo de vida que nos evite el tener y mantener este problema.

Sus consecuencias son variadas: restricción de la movilidad, disminución de nuestra eficiencia, mal humor, etc.

También son variadas sus causas, aunque estas tienen un factor común: las emociones. La relación entre las emociones mal asimiladas, o mal entendidas, y el dolor de espalda está bien demostrada.

El origen de tu espalda

Es interesante entender a nuestra espalda para poder comenzar a acercarnos a una sanación, no solo temporal, sino permanente.

Un animal de carga, o de monta, usa su lomo para recibir y soportar todo lo que le pongamos allí. Cuando nosotros decidimos levantarnos en dos patas, para poder liberar las manos, nuestro lomo se convirtió en la espalda, pero su carácter de sostén de cargas continuó en nuestra sique hasta el día de hoy. Por eso es que la espalda está relacionada con las emociones de sostén, apoyo, fortaleza y mantenimiento.

Cualquier sentimiento de inadecuación en cualquiera de esas emociones se traducirá en un dolor de espalda. Por ejemplo, la sensación de escasez y de no tener suficiente apoyo en cualquier forma que se importante para ti, dinero, posesiones, una casa,  eventualmente se traducirá en dolor, sobre todo en la parte baja de tu espalda. Recuerda que ella es tu sostén, si no te sientes bien “sostenido” en la vida tu columna física se resiente.

El miedo a perder tu libertad también se convierte en quebranto de tu  espalda que manifiesta así la pérdida de movimiento que percibes emocionalmente.

Tu curación empieza allí, explorando tus emociones

El Reiki va mucho más allá de lo que puede hacer un analgésico o un relajante muscular porque no se limita al problema físico. En una sesión de Reiki el terapista te lleva a ver y reconocer cuáles emociones son las que están afectando tu espalda. Reiki es armonización integral de energías, sentimientos, pensamientos, por lo que su acción puede llevarte, significativamente, a una solución permanente.

Una vez completada la etapa Reiki inicial de armonización de chakras y activación de las energías de sanación presentes en tu cuerpo el terapista localiza, con tu ayuda, la zona específica del dolor y comienza la rutina de sanación que incluye, no solamente la activación de energías, sino el llevarte a observar con atención la zona afectada, sin miedo de mirar directamente al dolor, a identificar la emoción cuyo desbalance se manifestó en esa dolencia, y a estar consciente de las agradables sensaciones de calor, presión, etc. que el trabajo energético va produciendo en ti.

Recuerda que cuando tu energía se activa suceden cosas en todos los niveles y todo lo que sientes y piensas durante una sesión Reiki es importante y significativo, algo a lo que vale la pena prestarle atención.

En ese estado de calma  y atención Reiki la visualización del origen del problema se presentará a tu conciencia lo que, eventualmente, te llevará a tu sanación.

 

Usa este formulario para todas tus preguntas sobre Reiki, Las sesiones gratis de Reiki y las sesiones privadas o Reiki a distancia

 

CONTACTARNOS

No estamos en este momento, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto lo antes posible

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

A %d blogueros les gusta esto: