La esmeralda es la piedra más preciosa en el grupo de berilo, contiene vanadio y cromo, elementos que le otorgan su característico color verde. Su nombre deriva del persa “Smaragdos” que significa “Esperanza”, es denominada también como “la piedra de las hadas”.

Su leyenda cuenta que hace muchos años atrás quienes veían a las hadas podían contemplar en su pelo pequeñas puntas de esmeralda, como también colgantes próximos a su corazón.

De entre todas las gemas verdes, la que posee la energía más espiritual es la esmeralda, ya que induce y fortalece la apertura de conciencia en la persona que la lleva.

Entre sus características, destaca porque alinea la mente, ayuda a desarrollar la intención, y refuerza el corazón. Además, permite que se amplíen las fronteras y se tomen en cuenta otras realidades.

Incluso, con esta piedra es posible atender, observar o sentir guías espirituales.  También, ayuda a que la persona refuerza su energía interna, logrando que su luz llegue a otros.

Cómo usar la esmeralda:

  • Ayuda a salir de estados de tristeza, depresiones, inseguridades y miedos.
  • Es apropiada para eliminar alergias y el asma, sus propiedades sanadoras se aprovechan a nivel emocional y físico.
  • Equilibra pensamientos negativos y estados de ansiedad.
  • Brinda confianza y seguridad en sí mismo, liberando la expresión y ayudando a expresarse libremente, sin temor a ser juzgados o lastimados.
  • Expande la conciencia, abre caminos hacia la obtención de conocimientos más profundos.

La esmeralda actúa en el chakra corazón de color verde, que como se conoce   equilibra pulmones, pecho y corazón. También, ayuda al funcionamiento de manos, brazos y sistema circulatorio.

En cuanto a las propiedades para evitar enfermedades, su uso previene padecimientos del sistema cardiaco y pulmonar. Por su parte, es una aliada para superar estados de depresión (producida por esperar algo a cambio de lo que entregamos a los demás) y la hipertensión. Ejerce gran influencia en la glándula timo y ejercita el nervio vago.

Tal como se ha investigado, el cuarto chakra o Chakra-Anahata, en sanscrito significa “sonido hecho sin que dos cosas se choquen” y es una metáfora para indicar la coexistencia de lo material y lo espiritual.

Se encuentra situado exactamente en el medio del pecho, es decir, el punto medio en el camino de la evolución espiritual, por eso se relaciona con el amor incondicional y espiritual, dejando de lado, el interés por el sexo el poder del ego.

Se alinea con los chakras inferiores y rosado cuando se alinea o vibra con los superiores. Como se comprobó, el verde está asociado con la fertilidad, con la vida, el perdón y el amor (amar y sentirse amado), abarca todo lo relacionado con el cariño, la empatía y se encarga de equilibrar las emociones y las relaciones con los que te rodean.

El efecto y mejora que ejerce la piedra de la esmeralda sobre el chakra del corazón, influye también a nivel físico, mejorando el funcionamiento del sistema inmunológico y digestivo.

La piedra no solo se debe colocar en el centro del pecho a la altura del corazón, también se debe comprender que la esmeralda es mucho más de lo que se ve y que el cuerpo se interrelaciona con otras partes del ser, que no son independientes, sino que se entrelazan, en pos de una salud y bienestar integral.

Aunque la piedra es un mineral duro y resistente se debe tratar con mucho cuidado, no se debe poner en el sol para no cargarla, es recomendable hacerlo bajo la luz de la luna y se debe limpiar sumergiéndola en agua y sal o en agua y salvia, para que cuando sea utilizada para meditar tenga energía positiva y sea de gran ayuda.

CONTACTARNOS

No estamos en este momento, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto lo antes posible

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account

A %d blogueros les gusta esto: